1.-SIEGA VERDE-SAN FELICES DE LOS GALLEGOS-LUMBRALES-SOBRADILLO: Centro de Interpretación Parque Natural Arribes del Duero
2.-SIEGA VERDE- VILLAR DE CIERVO-PUERTO SEGURO: Ruta de senderismo al Puente de los Franceses, en los Arribes del Águeda
3.-SIEGA VERDE-ALDEA DEL OBISPO-ALMEIDA-CASTELO RODRIGO

Un día desde Ciudad Rodrigo tenéis que llegar al Yacimiento Prehistórico de Siega Verde, que está a 18 km ( al llegar a Ciudad Rodrigo, ya en la rotonda de los semáforos del cruce, hay un cartel que lo anuncia, pero la dirección es carretera Lumbrales, pasando por Saelices y Castillejo Martín Viejo, donde aparece un desvío a la izquierda dirección Villar de la Yegua que indica el Yacimiento ) y que gustará a niños y mayores, pues hay un centro de interpretación donde ponen un vídeo muy bonito que explica cómo y por qué hacían grabados en las rocas del río nuestros antepasados del Paleolítico Superior. Tras la visita al centro de interpretación os llevarán a ver las pinturas del río. En Agosto abren todos los días, mucho mejor ir por la mañana de 10 a 13 ( la visita completa es de una hora aprox ) para aprovechar el resto del día en la ruta; también a última hora de la tarde, cuando no haga calor. Decid que estáis en casa rural, os hacen descuento ( la visita completa de mayores cuesta creo 3 euros ). Si queréis concretar una visita o ir fuera de horario, siempre que sean diez personas, podéis llamar a uno de los guías: Tomás 618 263809.

Desde Siega Verde dos posibilidades para continuar descubriendo la Ruta de las Fortificaciones de Frontera:
Retroceder hasta Castillejo Martín Viejo, pueblo por el que habéis pasado para ir a Siega Verde para ir hasta San Felices de los Gallegos y Lumbrales o continuar desde Siega Verde hacia Aldea del Obispo terminando en Almeida-Castelo Rodrigo, ya en Portugal.

SAN FELICES DE LOS GALLEGOS

Su Castillo, centro de interpretación que gusta mucho a los niños por sus altas escalinatas e historias de caballeros medievales; el Museo del Aceite: un lagar precioso que sus dueños han arreglado llevándose un premio europeo a la restauración del patrimonio; cobran 2 euros la visita y merece la pena por lo que aprendes; normalmente está abierto en verano, puentes y fines de semana, pero podéis asegurar la visita llamando al 923 460382 o al 605 989572; la iglesia, incendiada siglos atrás.

No dejéis de comprar los dulces de las monjas de clausura, que sirven a través del torno y están buenísimos, sobre todo los almendrados; preguntad por Sor Lucía, que era de chiquita amiga de mi madre, Mercedes Honorato la de Bañobárez, para que entienda; si os ven sensibles y receptivos igual os enseñan la iglesia.

Si os apetece podéis comer en la Mesa del Conde o comprar alguna cosa en la tienda de nuestro amigo Ferrero, propietario también de varias casas rurales.

LUMBRALES

Museo
Castro de las Merchanas, estupenda y originalmente interpretado con la ayuda de unos panelitos con placas solares donde un antiguo poblador celta os ayudará a entender el entorno y la vida en el castro; el acceso es sencillo llegando con coche casi hasta allí; después de conocer parte de nuestra historia antigua podéis acercaros a otro elemento arquitectónico de uso ya histórico, aunque no hayan pasado más de 20 años desde que dejó de utilizarse este maravilloso molino, con unos útiles paneles interpretativos que os proporcionarán los conocimientos necesarios para comprender los trabajos de la molienda.

SOBRADILLO

En el Castillo se ubica el Centro de Interpretación del Parque Natural Arribes del Duero, de la zona sur; paneles con muchas fotografías, maquetas de pajarines muy bien hechas, vídeos, juegos interactivos y unos monitores que pueden ayudaros a descubrir esa zona sur del Parque Natural. Frente a la Casa del Parque hay un restaurante, aunque es mucho más bonito otro que hay en un pueblo chiquito muy cercano: Ahigal, llamado Casa de las Médicas.


SIEGA VERDE-VILLAR DE CIERVO-PUERTO SEGURO
SIEGA VERDE-ALDEA DEL OBISPO-ALMEIDA

Desde Siega Verde se continúa hasta los vecinos Villar de la Yegua ( donde podéis ver a los mayores jugar a la petanca ) y Villar de Ciervo, con una buena panadería-dulcería y varias tiendas.

Si el tiempo acompaña y apetece hacer senderismo, un tramo de la ruta señalizada GR-14 de Arribes del Duero, os llevará a una impresionante vista del Puente de los Franceses, sobre el encañonado río Águeda, en el corazón del Parque Natural, donde seguramente os acompañarán buitres, alimoches e incluso alguna cigüeña negra; desde Villar de Ciervo hay 8 km hasta Puerto Seguro y, junto a la ermita, desciende el camino; hay una roca totalmente plana para cargarse de energía y retornar o incluso podéis seguir hasta el mismo puente, si las piernas os permiten la vuelta; la ruta completa termina el San Felices de los Gallegos, pero se hace un poco dura, sobre todo en tiempo caluroso. En el pueblo está el bar-tienda de Julian que os puede contar dónde está el Molino de Aceite recientemente restaurado por el Parque Natural.

Poco después llegáis a Aldea del Obispo, un pueblo majísimo donde están las interesantísimas ruinas del Real Fuerte de la Concepcióndeclarado Bien de Interés Cultural en 1992 y que poseen un pequeño centro de interpretación en la plaza. Preguntad en la tienda de Jacinto y Julian si no encontráis el camino al Fuerte y aprovechad para que os cuenten historias del Fuerte y para comprar unos filetes buenísimos en su carnicería.

Una vez visto el Fuerte llegaréis, pasando por Vale da Mula atravesando un puentecillo internacional que hicieron los vecinos portugueses y españoles sobre el río Turones, a Almeida, uno de los más hermosos núcleos defensivos habitados de toda la frontera portuguesa-española y ejemplo de conservación y puesta en valor del patrimonio histórico y artístico de un pueblo. Tiene un casco antiguo precioso protegido por los fosos y murallas y varios restaurante donde probar el bacalao portugués ( sobre todo el menudito con patata y cebolla que ellos llaman “bacalhau ao bras”; no os preocupéis por el idioma, nos entienden perfectamente pero agradecerán que digáis: “obrigado los chicos u obrigada las chicas” si os ha gustado la comida). Muy típico es un pequeño restaurante que está antes de atravesar las murallas, a la derecha, pintado de rosa: Granitus; su dueña, la señora Teresa, hace el bacalao y la carne bien buena, decidles que vais de mi parte y siempre mucho mejor reservar en el 00351 271574834 o 919 019163.

No hay que perderse el Picadero do Rey, próximo al Parador y que aparecerá en vuestro paseo por las murallas; ver las bonitas caballerizas, los elegantes caballos de salto y el precioso picadero donde podéis montar un poquito del ramal de algún empleado, será algo que no olvidaréis; una idea estupenda para niños y mayores es montar bien seguros en una silla de montar especialmente preparada para principiantes; por 6 euros en unos 20 minutos pueden subir y bajar todas las personas que quieran.

Como colofón del día podéis continuar hasta Castelo Rodrigo ( son sólo 20 km y es un pequeño pueblo con su castillo y muralla interesantísimo).

Para volver a Ciudad Rodrigo desde Aldea del Obispo podéis ir a Fuentes de Oñoro ( donde está la frontera tradicional con Portugal ( merece la pena visitar la estación de ferrocarril de Villar Formoso ( si es hora de comer o cenar, hay cantidad de sitios, muy bien en la Quinta do Prado Verde, leedlo abajo), donde sus azulejos representan imágenes y escenas de todo el país vecino ) y continuando por la N 620 llegaréis a Sancti Spiritus.

MÁS PUEBLOS AMURALLADOS EN PORTUGAL: SORTELHA

Tenéis un folleto en casa donde aparecen un montón de pueblos espectaculares y cuidadísimos, entre los que destaco Sortelha, a menos de 1 hora desde Ciudad Rodrigo.

Para dirigirse a Sortelha hay que ir desde Ciudad Rodrigo a Fuentes de Oñoro-Villar Formoso ( por cierto, imprescindible comer o cenar en la Quinta do Prado Verde, hay menú del día por 8 euros y riquísimo bacalhau as natas y vinho branco da casa y buena calidad-precio; tienen columpios para los niños y son amabilísimos: 00351 271511413 ) y aquí a la izquierda, pasando por la estación de ferrocarril, encontráis la carretera hasta pueblos interesantísimos en toda la Raya portuguesa; parad donde os apetezca, hay castillos y plazas con pelourinhos por todas partes; a mediados de Agosto se celebran “capeas raianas”, festejos de toros donde el animal no muere y es precioso el espectáculo de hombres, caballos y toros, sobre todo en Aldeia da Ponte, en torno al 12 de Agosto.

En Sortelha caminad por sus calles empedradas, asomaos a los “matacães”, comprad algo en las “velharias”, tiendas con antigüedades y artesanía y en definitiva imaginad la vida en una villa medieval. Hay un restaurante fuera del casco antiguo con una tienda, son muy majos.