Desde Sancti-Spiritus continuáis por la carretera N 620 dirección Salamanca, sin salir a la autovía, para desviaros pronto a la izquierda, dirección Retortillo ( con un famoso balneario ) y Villavieja; es una carretera preciosa entre encinas, con bastantes curvas, pero que merece la pena. Llegaréis a Yecla de Yeltes, donde está el mejor castro prerromano de la zona (se ve la muralla desde la carretera); hay un pequeño centro en la plaza que puede ayudaros a interpretar los restos arquitectónicos. Una vez en Vitigudino, pueblo grande de esta comarca con restaurantes y supermercados, y próxima a la gasolinera, tomaréis la carretera de Aldeadávila de la Rivera, corazón de los Arribes del Duero salmantinos.

En Aldeadávila hay dos cosas que no podéis dejar de hacer:
Visitar alguno de los miradores sobre la presa, desde donde ver el cañón del río Duero: el Picón de Felipe es estupendo para acceder caminando aprox un kilómetro y medio; el Mirador del Fraile para llegar en coche y el Salto de la Presa, que permite apreciar el duro trabajo de la construcción del embalse y donde los días de diario se puede comer un menú del día que preparan Eduardo y su mujer para los trabajadores y ocasionales turistas: 923 209317 y 626 311820.

A la entrada de Aldeadávila hay un cartel que indica: “Playa del Rostro”, donde encontraréis una zona de baño en el Duero, dentro del mismo Parque Natural y paseos en piragua y barco por el interior del cañón guiados por Manolo y Elvira, que es geóloga; el recorrido por la carretera de acceso no llega a 15 minutos, pero ha de salvar el desnivel hasta el río y tiene curvas en las que hay que pisar el freno ( vaya, bajan autobuses y todo, así que no es tan terrible…). Las piraguas son muy estables, cuestan unos 6 euros la hora y se pueden alquilar en cualquier momento ( este dato ahora no sé si está actualizado). El recorrido en barco dura casi dos horas; normalmente los fines de semana y en el mes de Agosto o puentes tienen salidas de mañana y tarde: 12 y 18 horas. El paseo es precioso y permite conocer la fauna, flora y geología del cañón: buitres, alimoches o cigüeña negra; cornicabras, madroños, enguelgues; moles graníticas, fayas, colagas…

Los precios del barco son: 15 euros los mayores y 8 los peques. Es mucho mejor concretar horarios y disponibilidad previamente, a mediodía o por la noche, porque en el barco no hay cobertura: Elvira, 923 526338 y 627 637349. Hacen precio especial a grupos mayores de 20 personas; antes reservaban sitio simplemente llamando por teléfono y diciendo dónde estabais alojados, ahora podéis reservar desde vuestra casa haciendo una transferencia bancaria, que puede ser interesante en “fechas calientes” como Semana Santa o puentes nacionales.

Para comer en la zona hablan bien del Restaurante El Cebadero: 923 505466, en el pueblo vecino de Masueco, donde ofertan productos de la zona: patatas meneás, cordero y tostón; los precios en esta zona para un menú diario bueno, suelen oscilar entre 15-24 euros/persona.

Desde Masueco y caminando más de media hora, se llega al salto de agua llamado Pozo de los Humos, impresionante en época de lluvias; esta cascada también se divisa desde Pereña, sin caminar mucho llevando el coche por un largo camino de aprox 6 km.
Podéis conocer en Pereña el mirador de la Ermita del Castillo y pasando Villarino de los Aires llegar a Trabanca para volver a Vitigudino.Otros pueblos cercanos a Aldeadávila con buenas vistas del cañón son Mieza y Vilvestre; todos estos pueblos trabajan sus viñedos y se pueden visitar bodegas antiguas o modernas con venta de buenos vinos.