Desde Sancti Spiritus hay que llegar a Vitigudino y, frente a la gasolinera, tomar la carretera de Trabanca; en Trabanca hay la posibilidad de ir directamente a Fermoselle por la carreterita preciosa de la Cicutina ( frente a la gasolinera), con curvas y un puente con zona de baño dentro de la exuberante vegetación de ribera del río Tormes; también es interesante cruzar la Presa de Almendra, el mayor embalse de Castilla y León y que os deja a 12 km de Fermoselle a la izquierda o frente a la carretera de Fariza que lleva a Miranda do Douro.

FERMOSELLE

Fermoselle es un pueblo muy distinto del resto de la comarca, con calles estrechas, el subsuelo lleno de bodegas y muchas tiendas, bares y restaurantes: Siglo XXI, Pensión España: 980 714008 ( un lugar muy fermosellano donde los niños no molestarán, ya que Mari Mar tiene dos…) y Pensión Mati980 614010 donde poder comprar, tomar algo o comer tranquilamente.

Hay que destacar la presencia del Centro de Interpretación del Parque Natural Arribes del Duero, en un antiguo convento franciscano; esta Casa del Parque está diseñada para que niños y mayores obtengan una buena introducción al Espacio Natural: un vídeo con imágenes de pueblos y gentes, los trabajos agrícolas, la fauna del cañón, una maqueta y juegos interactivos bien chulos, sobre todo “El Juego de las Palabras”, en el que tendréis que probar vuestros conocimientos lingüísticos.

Hay una oficina de turismo y una tienda muy curiosa frente a la iglesia: Tienda de Antaño, de la madre de Julia, con productos tan variados como quesos, naranjas, martillos, cafeteras, vino o artesanía. Julia siempre se ha esforzado en explicar desde su tienda los miradores y las rutas a cualquier visitante interesando, porque ella es una enamorada de su pueblo y le encanta contarlo, ahora lo hace estupendamente junto a sus compañeros Maribel y Toño, trabajadores todos de la Casa del Parque; decidles que estáis alojados en nuestras casitas. Podéis comprar licor de café casero riquísimo, aceite y vino de la cooperativa donde trabaja la hermana, así que os puede hacer buenos precios.
 

Sería ideal que os dejaran la llave de alguna de las bodegas grandes como la de la Peña el Pulijón, preguntad a Julia o en la Pensión España, y si no, tenéis ocasión de conocer una de ellas en el Hostal Marqués de Liseda, donde podéis tomar un vino y Tomás igual os toca el tamboril…

Por cierto, hablando de bodegas, en la carretera de la Presa de Almendra a Fermoselle veréis anunciada la Hacienda Unamuno, un hermoso edificio de nueva construcción rodeado de cultivos de viñedo que se riegan por goteo ( nada que ver con el cultivo tradicional en la zona, pero interesante y atractivo ). Organizan visitas guiadas a la bodega con degustación y vídeo-cata dirigida, cobran unos 3 euros por persona y mejor llamar para reservar en el 980 614140 o 902 109902; aunque no hagáis la visita completa podéis disfrutar del edificio, comprar vino e igual os enseñan la sala de las barricas, que es impresionante y huele fenomenal. La verdad es que es un tipo de actividad importada de otras zonas de viñedo y que está un poco alejada del sentir popular de la cultura del vino de la zona, donde siempre se ha pisado en casa la poca  uva del cortino chiquito, con la que se consiguen unos vinos a veces horrorosos, pero que encantan a sus bodegueros… Ahora en Fornillos de Fermoselle, donde tengo mis otras casitas rurales, cerquita de Fermoselle, los chicos de la quesería, que hacen un queso de cabra excelente, también tienen una pequeña bodega y el vino está bien rico, sobre todo el blanco dulce.

Recientemente se ha obtenido la calificación de Denominación de Origen para el Vino de Arribes del Duero, basado principalmente en la uva “Juan García” y “Malvasía”, así conseguirán que no se vaya tanta uva a Galicia para hacer su “albariño”…

Fermoselle-Fornillos de Fermoselle-Palazuelo-Fariza-Miranda do Douro: 35 minutos

FARIZA

Mirador de la Ermita del Castillo, indicado a la entrada de Fariza, se llega con coche; es un buen sitio para ver el paisaje del Arribe y uno de los mejores enebrales del Parque Natural.

Hay una quesería de queso de oveja cuyo cartel se ve desde la carretera: “quesería artesanal”; el queso se llama “Fariza”, está en la denominación de origen Queso Zamorano y ha recibido varios premios; pertenece a una familia que sólo hace queso de la leche de sus ovejas churras, raza autóctona. Si os apetece, podéis ir a ver su pequeña industria y conocer el proceso de elaboración del queso o disfrutar con el ordeño a última hora de la tarde de sus ovejas en producción, sólo hace falta presentarse allí, decir que vais de nuestra parte y tener un poco de interés, que ellos estarán encantados. Cada oveja tiene su nombre, preguntadle alguno de ellos a los hijos de Alonso.

MIRANDA DO DOURO

En Miranda do Douro tenéis la posibilidad de hacer el recorrido en barco por el interior del cañón del río Duero, en aguas internacionales y disfrutando de las formaciones rocosas y la fauna, escasa en este tramo del río; normalmente se realizan recorridos a las 12 y 17, hora española. Miranda es un lugar imprescindible para conocer la gastronomía portuguesa; se puede comer estupendamente en sus muchos y económicos restaurantes, de los que os recomendamos:

Por su espaciosidad, buen servicio, abundantes raciones y rapidez: el Jordão ( en la zona de tiendas, parte nueva de la ciudad, al lado de Caja Duero). Hacen una “ementa turística” por 12 euros muy buena con tres primeros y tres segundos platos, pero no pidáis arroz, que no es más que una imitación de la paella…, sí el souflé de bacalao y la ternera mirandesa ( mejor un poco de todo, para probar, y si hay niños no pidáis un menú completo para ellos, que os sobrará…) .

En el casco antiguo tenéis un par de restaurantes más pequeños y con ambiente más auténtico y portugués: Casa Balbina ( al lado de la farmacia) donde guisan muy bien, pero son demasiado lentos; y Capa de Honras( al entrar en la zona antigua en la primera calle a la derecha, frente a una tienda de electrodomésticos); son algo más caros ( igual 15 euros/persona), porque no tienen menú, sólo carta, pero sobre todo en el Capa de Honras disfrutaréis con las atenciones del dueño con un bigote enorme estilo portugués, que sirve platos recién elaborados y un vino verde riquísimo, que no os decepcionará.

Y otro lugar muy amplio y con buen servicio es el São Pedro; los dueños son muy majos y cocinan estupendamente; el teléfono para reservar si sois un grupo numeroso y también porque suelen servir bodas, bautizos etc. :00351 273 431321; está en la calle principal de la parte antigua, a la izquierda si vais en dirección a la plaza y con unas escaleras para acceder al restaurante; podéis decirle que os hagan un menú de 10-12 euros combinando arroz, bacalao y carne o así, ( es que normalmente tienen carta, pero nos han dicho que no tienen problema en hacer un menú; les decís que os lo han dicho en Fornillos, Mercedes, su clienta de las sábanas…); debajo del restaurante tienen una tienda con los mejores precios y buenas calidades en sábanas, toallas y similar; también abren los domingos. Es importante acordarse de que las raciones son muy abundantes y si hay niños comentárselo.

Si todavía tenéis tiempo podéis ir desde Miranda do Douro a Aldeia Nova y desde allí a Moveros ( unos 20 minutos en total), cogiendo la carretera que va por la parte nueva, la de las tiendas, que pone un cartel con el nombre de Constantim.

En Aldeia Nova está el Mirador de Ermita de Sao Joao:

Es una maravilla de sitio, por las vistas del cañón y el río tan cercano, pero tan lejos… Podéis dejar el coche al final del pueblo, después de haber visto vacas y burros autóctonos en este pueblecito del interior portugués donde el tiempo no parece haber pasado; camináis un poquito hasta la ermita, un lugar de culto ancestral donde nuestros antepasados prehistóricos hacían sus ofrendas al río Duero y que también los cristianos hemos convertido en sitio de peregrinación y romería, como otros lugares de culto: ermitas de Fariza, Pereña, el Teso San Cristóbal…, sitios casi mágicos en que aparecen unidas las figuras del agua y las rocas, donde los antiguos pobladores dejaron su huella excavada en forma de serpientes, rebajes y cazoletas, formaciones necesarias para sus rituales.

MOVEROS ( ya es España )

Igual no vais a tener nunca tan cerca a una alfarera tan tradicional como Mari Carmen; su almacén-taller es el primero que encontráis según llegáis desde la carretera de Miranda y casi siempre está abierto y con muchas cosas a la puerta; su hermano también es alfarero y tiene el taller al lado, pero no se llevan bien y nosotros conocemos más a Mª Carmen, aunque ambos hacen unos cacharros preciosos y variadísimos. Su cerámica es de un barro de color clarito, hay cacharros de todos los tamaños, podéis ver muchas de sus creaciones en nuestras casitas. Decidles que os enseñen cómo transforman el barro en cántaros en su torno bajo, que lo harán encantados