Breve historia del molino

Construido con adobes entre los años 1880 y 1890. Al principio funcionó con la fuerza del agua del río Gavilanes; a la altura del Puente Chico, por delante de la vieja iglesia, se desviaba una pesquera dónde lavaban las mujeres del pueblo. Todavía hoy se conserva un tramo, que se encuentra en mal estado.


Una historia de molineros

Valeriano Sánchez, que contaba entonces con 17 años, se acercó a esta fábrica para moler unos sacos de cereal. Mientras el molinero llenaba las tolvas, salió a almorzar al sol de primavera, pero enseguida entró con alguna disculpilla y… ¿Qué se encontró?
Pues al molinero, que quitándole un celemín de grano y después del susto inicial, se disculpó diciendo: «Coño, tengo unos marranitos…»

En esta ocasión, al menos, se cumplió el refrán:

Cambiarás de molinero,
pero no de ladrón.

Refrán popular

La fábrica de harinas

Sancti-Spiritus

La transmisión y engranajes daban fuerza a las piedras de tres molinos, con sus correspondientes tolvas de madera y cabrías.

Historia de los molinos

Molino parado no gana maquila

Los molinos han estado unidos a las actividades humanas desde hace mucho tiempo. El paso del grano de cereal machacado toscamente hasta la más fina harina, supone una importante evolución.

Los molinos y el agua

Llevar agua a su molino

Durante siglos, la fuerza del agua fué la más empleada para mover las ruedas de los molinos. La importante relación entre gentes y masas de agua, creó un hermoso patrimonio cultural unido a los ríos y arroyos.



Si quieres saber más sobre los molinos, ven a visitar el museo

El museo está abierto a toda la gente interesada en saber más sobre su funcionamiento, historia y evolución a lo largo de los años.

Si te interesa y quieres visitarlo, no dudes en escribirnos para concretar una cita.